Ensayo sobre despedidas

Lo cierto, es que siempre sabemos lo que debemos hacer pero rara vez logramos comandar lo que sentimos para que haya coherencia entre una cosa y otra, cayendo frecuentemente en un círculo de adioses que nunca cierra, que no termina y que no nos deja empezar nada mas. Pero, ¿qué hacer?.